¿Qué está causando la caspa de mi perro?

La caspa no siempre es un caso de piel seca en los perros. Desde infecciones por hongos hasta alergias y enfermedades, la piel escamosa de Fido puede ser un síntoma de problemas más serios. Los perros con caspa suelen presentar síntomas que van desde picor, lamida y costra hasta calvicie y piel gruesa o callosa. Junto con sus escamas secas o aceitosas, estos son síntomas de inflamación y es importante entender su causa para tratar la afección de manera efectiva. La caspa puede ser una señal de que Fido está experimentando una inflamación grave y un culpable común son las alergias. Ya sea que esté reaccionando a algo de su dieta o al entorno circundante, la piel escamosa de su mascota es un signo revelador de que algo anda mal. Si sospecha que la caspa de su mascota es causada por su dieta, hablar con su veterinario sobre una dieta especial es la mejor manera de mejorar su condición de la piel. Si después de eliminar los ingredientes de alto riesgo como el trigo, el maíz, la soja, el arroz y la pulpa de remolacha, su piel mejora, usted debe continuar siguiendo la dieta para asegurarse de que Fido se mantenga saludable. Los alérgenos ambientales como el polvo, el polen o el moho son más difíciles de tratar, pero se pueden mejorar con varias medidas. Déle a su perro baños más frecuentes con un champú calmante para eliminar los irritantes de su piel y reducir los alérgenos en la casa aspirando semanalmente, manteniendo las ventanas cerradas y lavando la ropa de cama de su perro con regularidad. Si las alergias no son la fuente de la piel escamosa de Fido, las infecciones micóticas o bacterianas pueden ser las culpables. Estas infecciones irritan la piel, causando que se seque y se desprenda excesivamente. Algunos trastornos endocrinos como el hipotiroidismo y la enfermedad de Cushing también pueden causar caspa, al igual que la infección por parásitos. Otras causas médicas comunes de la caspa en los perros incluyen los ácaros, que causan Cheyletiellosis o «caspa que camina» y requieren tratamientos semanales con un baño para tratar los ácaros. Si usted sospecha que alguno de ellos es la fuente de la caspa de su mascota, llévelo al veterinario para que le haga un examen para diagnosticar el problema. Por supuesto, la caspa es a menudo sólo un síntoma de piel seca, especialmente durante los meses de invierno. Asegúrese de bañar y asear a su mascota con más frecuencia cuando haya caspa para mantenerla limpia, eliminar posibles contaminantes y estimular la producción de grasa en su piel. También puede considerar darle a su acompañante suplementos como aceite de pescado, zinc y vitaminas A y E para nutrir su piel y sistema inmunológico. Incluso el estrés puede llevar a la caspa, así que haga todo lo posible para minimizar los cambios en la vida de su perro y eliminar los eventos que provocan ansiedad. Puede comprar aceites para mascotas o aerosoles que ayudan a reponer el líquido en la piel seca de su perro e incluso invertir en un humidificador para mantener la piel de Fido flexible durante los meses secos del invierno.

Deja un comentario