¿Por qué a los perros les encanta lamer?

Puede parecer una molestia, pero para nuestros compañeros caninos, lamerte es la mayoría de las veces un signo de afecto. Aunque es un comportamiento saludable, lamerlo también puede indicar que algo anda mal con su mascota, por lo que es importante que preste atención cuando Fido le prodigue demasiados besos. La lamida es algo natural para nuestros compañeros caninos. Una perra lame a sus cachorros durante el aseo, haciendo de esto una forma de interacción afectuosa desde el principio de la vida de su mascota. Los cachorros lamerán a sus madres para llamar su atención, también, y tu perro también puede lamerte a ti para llamar tu atención y decir «hola». Este tipo de lamedura afectuosa no sólo libera endorfinas que hacen que su perro se sienta bien, sino que también puede ayudar a calmarlo y consolarlo. Sin embargo, el comportamiento también puede ser utilizado para indicar el rango social. Los perros son animales de carga por naturaleza y los individuos de menor rango a veces lamen a sus superiores como un gesto apaciguador, a menudo con la esperanza de que se les ofrezca presa comunal. Su mascota domesticada también puede lamerlo como un gesto de apaciguamiento, ya que usted es su superior en la «manada». Los perros también usarán sus lenguas para decirte que el tazón de agua está vacío, que necesitan salir al exterior, o para comunicar algún otro mensaje. Lamer también puede ayudar a curar heridas, ya que la saliva canina contiene enzimas que ayudan a matar bacterias y una buena lamida puede ayudar a limpiar la suciedad de una lesión. Por último, a algunos perros simplemente les gusta el sabor de la piel salada o están probando las partículas de comida que sobran después de la cocción. Debido a que lamer es a menudo un comportamiento que llama la atención, su mascota puede aprender a incorporarlo más y más en su rutina diaria. Mientras que sus besos son generalmente una señal de afecto, tu mascota puede volverse molesta si te está ofreciendo demasiados. Para desalentar el comportamiento baboso, simplemente ignore a su mascota o muévase a otra habitación cuando empiece a lamerlo. Si comienza a lamer mientras usted lo acaricia, deténgase inmediatamente y váyase. Con el tiempo, su mascota debe aprender que lamer no le da la atención que quiere y que frenará su comportamiento. Aunque lamer es un hábito saludable, hay casos en los que se convierte en un comportamiento compulsivo que indica que algo está mal. Lamer obsesivamente puede ser una señal de que su perro sufre de ansiedad, aburrimiento, dolor o incluso alergias cutáneas. Si su mascota comienza a besar compulsivamente, asegúrese de que esté haciendo mucho ejercicio y estimulación mental. Si el comportamiento continúa, llévelo al veterinario para descartar alergias o cualquier otra enfermedad física. Si la ansiedad es la fuente de su comportamiento de lamer, un especialista en conducta canina o un adiestrador de perros certificado puede ayudar a alterar las acciones de su perro para ayudarlo a vivir una vida más feliz.

Deja un comentario