Pérdida de cabello en gatos

Muchas personas sufren de pérdida de cabello, pero pocos saben que la calvicie también es común en los gatos. Desde mordeduras de pulgas y desequilibrios hormonales hasta el exceso de cuidado crónico, una gran cantidad de causas subyacentes pueden llevar a que su gato retroceda en la línea del pelo. La pérdida de cabello también puede ser un síntoma de problemas más graves en los gatos, pero afortunadamente existen tratamientos para la mayoría de sus causas fundamentales. Conocida como alopecia, la calvicie puede ser parcial o total en nuestros amigos felinos. La piel que se encuentra debajo de la línea de nacimiento del pelo de su gato puede tener un aspecto normal o mostrar signos de irritación como enrojecimiento, protuberancias, costras y lesiones. Con tantas variaciones, puede ser difícil diagnosticar la causa subyacente de la alopecía de su gato, especialmente si se tiene en cuenta la gran cantidad de problemas potenciales. Algunas mascotas son alérgicas a las picaduras de pulgas, por ejemplo, mientras que otras pierden el pelo debido a parásitos que causan sarna o problemas fúngicos como la tiña. Los desequilibrios hormonales como el hipertiroidismo o el aumento de los niveles de esteroides pueden jugar un papel en la calvicie felina, y la alopecia también puede ser un signo de un problema de comportamiento si la ansiedad está causando que su mascota se sobrepase. Los gatos mayores diagnosticados con cáncer a menudo también pierden el pelo, y algunos gatos, como las personas, simplemente se quedan calvos debido a la genética. Sea cual sea la causa de la pérdida del pelo de su gato, es importante identificar el problema. Las manchas pequeñas y rojas suelen sugerir alergias, mientras que el adelgazamiento de las manchas de pelo en la cola de su gato puede indicar una reacción a la sarna o a las pulgas. La tiña, por otro lado, puede dejar a su gato con círculos rojos más pequeños con un centro blanco. Cualquiera que sea la fuente, la mayoría de las causas subyacentes de la pérdida de cabello también provocan que nuestras mascotas se rasquen y piquen, lo que puede provocar infecciones más graves. Consiga la ayuda de su veterinario, si es necesario, para diagnosticar a su gato. Puede realizar análisis de sangre para determinar si la calvicie de Kitty se debe a desequilibrios hormonales o tiroideos o tomar una muestra de piel para determinar si su gato está perdiendo su pelaje debido a problemas dermatológicos. Para descartar cáncer o anormalidades en las glándulas suprarrenales, su veterinario puede usar rayos X y ultrasonidos. Dependiendo del diagnóstico, es posible que su gato necesite un nuevo tratamiento antipulgas, medicamentos o tratamiento tópico para aliviar sus síntomas. Otras posibles soluciones incluyen cambiar la dieta de su gato o incluso probar un nuevo detergente para la ropa, productos de limpieza u otros productos domésticos para descartar alergias como la fuente de los problemas de su mascota. Si la pérdida de pelo de su gato se debe a un problema de comportamiento, debería trabajar para reducir sus niveles de estrés y es posible que necesite ayuda de un especialista en comportamiento. Aunque no existen métodos seguros para prevenir la pérdida de pelo en los gatos, vigilar a su mascota puede ayudar a tratar los síntomas antes de que empeoren. Si nota que su gato se está rascando una zona más que el resto, preste atención a esa zona y busque ayuda veterinaria, si es necesario. También puede proporcionar un alivio temporal de la picazón con los tratamientos tópicos prescritos mientras llega al fondo de los problemas de pérdida de pelo de su gato.

Deja un comentario