Los perros de rescate y los niños pueden mezclarse – Cinco consejos para establecer lazos afectivos

Si su familia está adoptando un perro de rescate, es posible que le preocupe la forma en que su hijo y el nuevo perro interactúan entre sí. Involucre a su hijo a dar la bienvenida a su nuevo perro en su casa y a participar en el cuidado de su mascota. Esto asegurará que su hijo será capaz de construir una relación fuerte con el perro de la familia en los años venideros. Aquí hay cinco cosas que usted puede hacer para ayudar a su hijo y al perro de rescate a formar un vínculo. 1. Cómo elegir un perro Aprender más sobre el proceso de adopción de un perro y por qué adoptar un perro de rescate por encima de otras opciones puede ser gratificante. Involucrar a su hijo en el proceso puede enseñarle valiosas lecciones de vida. Al ver un refugio o agencia de adopción de primera mano, su hijo aprenderá compasión y se convertirá en un apoyo de por vida para el cuidado de los animales. Deje que naveguen entre los perros disponibles. El perro adecuado podría acercarse a su hijo y marcar la pauta para que su hijo sea un gran dueño de un perro. 2. Responsabilidades de alimentación y aseo personal Si a su hijo se le asigna la responsabilidad del bienestar del perro de la familia, se tomará en serio este papel. A su vez, su perro de rescate asociará a su hijo con actividades gratificantes como la alimentación y el juego, que fortalecerán su vínculo. Asegúrese de que su nuevo perro esté en un horario de alimentación y supervise esta actividad al principio. 3. Rutina de entrenamiento Tener un perro de rescate evaluado y matriculado en la escuela de obediencia es una necesidad. Si usted sólo tiene una idea del pasado de su perro de rescate, entonces un tiempo con un entrenador será importante para usted, su hijo y su perro. Evaluar la capacidad de respuesta de su perro establecerá el tono de cómo responde el perro a las órdenes básicas de su hijo. 4. Ayudar en las visitas al veterinario Su hijo también debe ser parte de las necesidades de salud de su perro. Llevar a su perro de rescate para un chequeo inicial es una buena idea en caso de que sea necesario identificar algún problema físico. Prepare a su hijo para el consultorio del veterinario para que pueda hacer preguntas sobre el cuidado de la salud de su perro. Su hijo puede estar más inclinado a escuchar los consejos del veterinario que los suyos, lo que puede ayudar al cuidado general de su perro. 5. Divirtiéndonos juntos Asegúrese de que su hijo y su nuevo perro tengan la oportunidad de divertirse juntos. Si usted puede hacer que el ejercicio con el perro sea más divertido para su hijo, su nuevo perro también se divertirá más, siempre puede jugar un juego de pelota, y si su hijo puede empezar a enseñar a su perro nuevos trucos como atrapar un frisbee, voltear o chocar los cinco, se convertirán en inseparables. Los perros de rescate pueden tener muchas limitaciones, pero si usted involucra a su hijo en el proceso de aclimatación de su nuevo perro, su hijo puede aprender mucho sobre el cuidado de las mascotas. Capacite a su hijo para que cuide a un perro de rescate, incluso si esto es un reto al principio. Si su nueva mascota puede aprender a establecer lazos afectivos con su hijo, tanto su hijo como su perro se beneficiarán.

Deja un comentario