Lidiando con Perros con Incontinencia

La mayoría de la gente asume que los perros se vuelven incontinentes con la edad y, aunque algunos perros mayores pueden perder el control de sus vejigas, la edad no siempre es la causa. Es importante diagnosticar la incontinencia adecuadamente, por lo que para ello tendrás que ir al veterinario y permitirle que examine a tu perro. Esto puede implicar algunos análisis de orina y de sangre, sin embargo, si los análisis vuelven a estar libres de bacterias o infecciones, la causa puede ser el comportamiento. Los perros que orinan cuando tienen miedo NO son incontinentes. Este comportamiento se denomina micción sumisa y la mayoría de los perros lo superan. Sin embargo, los perros mayores pueden sufrir de disfunción cognitiva canina, que es cuando el perro simplemente olvida su entrenamiento para ir al baño. Esto no es incontinencia, sino parte de un diagnóstico de demencia. Si en las pruebas realizadas por el veterinario crecen determinados cultivos, éstos pueden tratar la incontinencia. La causa más común de la incontinencia canina es una infección de la vejiga y existen varios tipos de tratamientos y antibióticos para tratarla y conseguir que tu perro se sienta feliz y saludable de nuevo. Recuerde que, al igual que nosotros, cuando se nos prescribe un tratamiento con antibióticos para que funcione eficazmente, el tratamiento debe completarse, independientemente de si los síntomas han desaparecido o no. Si los tratamientos no han tenido éxito, su veterinario puede sugerir una intervención quirúrgica en forma de colposuspensión y cistouretropexia. En términos simples, la cirugía reposiciona el cuello de la vejiga en las perras en la cavidad intraabdominal para que los músculos de la pared puedan trabajar en la vejiga y la uretra, lo que permite a su perro controlar cuándo orina. Tienen una tasa de éxito de alrededor del 50% en los pacientes, pero las recaídas pueden ocurrir con el tiempo. Es importante discutir si estas son o no buenas opciones para su perro.

Deja un comentario