Hacer que las visitas al veterinario sean menos estresantes para usted y su gato

La mayoría de los propietarios y gatos por igual, temen la idea de una visita al veterinario. No sólo el gato tendrá que ser colocado en un transportín, sino que también tendrá que viajar en coche y encontrarse con lugares, personas y animales desconocidos. Estos son algunos consejos sencillos para que la experiencia sea menos estresante tanto para ti como para tu amigo felino.

Socialice a su gato Estar familiarizado sólo con usted o con otros miembros de su hogar puede hacer que su gato tenga miedo de los extraños. Presenta a tu gatito al mayor número de personas posible. También intente que su gato se acostumbre a ser tratado como lo haría durante un examen veterinario. Toque suavemente las patas de su gato, mire sus orejas, abra la boca y ponga sus manos sobre sus patas y su cuerpo, de forma similar a lo que pueden encontrar durante una visita al veterinario.

El transportador de gatos

A los gatos generalmente no les gustan los transportadores de gatos, pero tienden a ser la forma más fácil de transportarlos. Escoja un portador que sea robusto y seguro, pero que también sea fácil de transportar. Mantenga una jaula abierta en su casa para que su gato pueda investigarla o incluso jugar en ella, permitiéndole desarrollar una asociación positiva con la jaula. Ponga algo de comida y golosinas, sus juguetes favoritos o mantas en el interior para atraerlos hacia el transportín.

Crédito de imagen

El coche

Lleve a su gato en viajes cortos en el coche para que se acostumbre a viajar y asegúrese de que el destino no sea siempre la clínica veterinaria. Conduzca lentamente sin frenar con fuerza y coloque el cinturón de seguridad en el automóvil para reducir los golpes del vehículo. Si es posible, no alimente a su gato durante varias horas antes de viajar para reducir la posibilidad de que se maree.

La sala de espera

La sala de espera del veterinario puede ser un lugar bastante aterrador para un gato, así que cubre la jaula con una toalla o manta para ayudar a reducir la estimulación visual. Trate de sentarse lejos de los perros y si su gato muestra signos de estrés, pregunte si hay otra habitación en la que usted y su gato puedan esperar. Los gatos pueden sentir nuestra ansiedad y frustraciones, así que trata de mantener la calma a pesar de cualquier estrés o retraso.

Crédito de imagen

Veterinarios móviles

Si su gato está muy enfermo o estresado, otra opción es buscar un veterinario móvil. Pregúntale a tu veterinario si ofrece o puede recomendarte un veterinario móvil que pueda ir a tu lugar de trabajo.

Deja un comentario