Guía de seguridad para la mascota interior

A menudo se compara a las mascotas con los niños, con nombres cariñosos como «mis bebés» o «mis niños de piel». Sin duda, no hay nada como un compañero peludo (¡o incluso escamoso o plumoso!) para calentar los corazones y hacer de una casa un verdadero hogar. Dicho esto, al igual que los niños, las mascotas requieren mucha supervisión y atención. Cualquier dueño de gato sabe que las bebidas no deben dejarse desatendidas, ni los acordes descubiertos, no sea que una pata, nariz o diente curioso llegue a lugares donde no debería. Del mismo modo, los padres de los cachorros se dan cuenta muy rápidamente de que ningún alimento es seguro, ni siquiera el pastel de carne que está en el mostrador, especialmente el que está en el mostrador. Pero hay otros peligros que todo dueño de mascotas debe tener en cuenta, mucho más amenazantes que el daño a los preciosos bocadillos o a los aparatos electrónicos. Los animales son por naturaleza exploratorios y tenaces, lo que los convierte en excelentes candidatos para una docena o más de encuentros cercanos: secadoras abiertas, chocolate desatendido, huesos de cerdo afilados y puertas que se dejan abiertas sólo por una grieta son sólo algunas de las ansiedades a las que se enfrentan los dueños de mascotas. Si su animal es estrictamente un perro o gato «adentro», y no se le permite salir sin correa o arnés, usted ya ha evitado varios riesgos potencialmente mortales, tales como el tráfico, los animales salvajes y, desafortunadamente, los vecinos hostiles. También evita que su mascota se pierda o se lastime en las cercas, vidrios rotos u otros peligros causados por el hombre. Desaparecieron muchas de las posibilidades de que su bebé encuentre bocadillos venenosos afuera y se los trague, o de que contraiga enfermedades por el contacto con otros animales errantes. Pero no es de ninguna manera seguro asumir que simplemente envolver a su mascota con burbujas dentro de su casa es suficiente para evitar que la mascota obstinada haga travesuras. Hay muchos riesgos de salud en el hogar promedio que necesitan ser monitoreados para mantener el pelaje de su bebé seguro, feliz y saludable. Uno de estos problemas potenciales es la basura de la cocina. La mayoría de los dueños de mascotas han experimentado que sus mascotas roban la basura por lo menos una vez, y a menudo la principal frustración está en el desorden creado, o tal vez un dolor de estómago para el animal ofensor. Pero, ¿sabía usted que estos incidentes son motivo de preocupación basados en algo más que en los malos modales en la mesa? Los humanos tiramos muchos materiales peligrosos, considerando todas las cosas. Lo que nos puede parecer un mero racimo de uvas que se han ido, puede ser un apuro para el veterinario por un canino curioso, y un hueso de cerdo tentador puede convertirse en una afilada astilla de hueso alojada en la garganta o en el estómago de un animal desprevenido. Si usted planea desechar las sobras malas, o deshacerse de los huesos de pollo u otros subproductos de sus comidas, es vital que practique la concientización. ¿Qué estás poniendo en la lata? ¿Es accesible a las mascotas furtivas? La tapa de un cubo de basura puede ayudar mucho a evitar que los gatos se enrollen en las sobras, pero es posible que se necesite más estabilidad para disuadir a los más tercos, o a los animales más grandes como los perros. Considere la posibilidad de adquirir una caja grande y resistente para guardar su lata, o una lata metálica más pesada con una tapa con cierre hermético para ocultar los olores tentadores. También es aconsejable mantener el basurero en un armario, o incluso detrás de una puerta a prueba de mascotas, como en la lavandería o en un armario. En la vena de los peligros comestibles, los restos de comida dados directamente a su animal también pueden tener efectos dañinos. Aunque no alimente a su mascota con alimentos para humanos, es importante que sepa quién puede hacerlo en su hogar. Si tiene invitados amantes de los animales, niños pequeños o cualquier persona vulnerable a los ojos de un cachorro, tómese un momento para hacerles saber lo importante que es que su mascota no reciba nada inusual para comer. Evitar que su perro o gato sea alimentado con pasas de uva, galletas con trocitos de chocolate o un «sabor» de café o cerveza puede ser muy útil para proteger su salud. Buscar listas de alimentos humanos aparentemente inocentes que pueden dañar a sus animales es una elección sabia. Considere compartir sus hallazgos con familiares y amigos también, para la seguridad de sus propios animales, así como la de ellos. Otra queja común de muchos propietarios es la destrucción de las cuerdas eléctricas, si no todo el gadget se adjunta a. Por supuesto, este comportamiento es molesto y puede dañar tus pertenencias, pero también puede dañar a un gatito o cachorro juguetón. La electrocución siempre debe justificar precauciones. Una forma sencilla pero eficaz de evitar que sus mascotas se interesen demasiado por los acordes tentadores, colgantes, oscilantes y masticables de su casa es quitarles sus rasgos más interesantes a los gatitos o cachorros de «caza»: pegarlos con cinta adhesiva. Esto no eliminará la divertida textura masticable, pero evitará que se balanceen en la cara de los animales cuando estén en uso, causando una increíble necesidad de hacer placajes en la mayoría de los gatos. También puede considerar la compra de un clasificador de cables. Hay varios tipos disponibles en el mercado, muchos de los cuales sólo ayudan a los seres humanos a diferenciar un cable de otro para facilitar la conexión y desconexión de los dispositivos. Pero también se pueden comprar protectores envolventes suaves, que evitan que las cuerdas se enreden entre sí y, lo que es más importante, con las garras de los gatitos o los dientes de cachorro. Esta táctica elimina la tentación de la textura, además de hacerlas más pesadas y menos divertidas para batear o tirar de ellas. Si usted vive solo, este próximo riesgo es mínimo, pero aún así se aplicará de vez en cuando cuando cuando los huéspedes hayan terminado. Aquellos dueños de mascotas que comparten espacio con otros humanos tienen un riesgo que está siempre presente, pero que rara vez se discute: el manejo por parte de otros. Si usted tiene animales lo suficientemente pequeños para recogerlos, es vital que todos los que tengan la oportunidad de hacerlo sepan cuál es la manera correcta de tratar a su mascota. Si alguien quiere sostener a su animal, asegúrese de que primero se le muestre cómo levantar, sostener y acariciar a su animal. Los hogares con niños pequeños tienen desafíos especiales para ayudar a los más pequeños a aprender la mejor manera de tocar a una mascota sin dañarla. Haga cumplir solamente el acariciar suavemente, retirando el animal del alcance del niño si la regla no se puede seguir adecuadamente. No deje a su hijo pequeño solo con un perro o un gato, aunque siempre sean amables con él. Un niño bien intencionado puede accidentalmente «amar» a un animal demasiado fuerte, tirando de las orejas, pellizcando, aplastando o pinchando. Esto puede afectar tanto el bienestar físico como la capacidad del animal para sentirse seguro. De la misma manera, siempre es inteligente no dejar a un animal y a un niño pequeño solos para evitar que el niño se lastime, ya sea por una mordedura, un arañazo o algo tan simple como ser derribado durante el juego. Por último, la temperatura puede ser crucial para el bienestar de todos los animales, aunque quizás especialmente los que no tienen pelaje. Si nota que su animal tiembla y usted siente frío, trate de abrazarlo con la mascota o de construirle un nido de mantas. Si están jadeando excesivamente, o acostados separados en el piso de la cocina en el verano, es probable que tengan demasiado calor, y pueden apreciar una toalla fresca y húmeda para acostarse, un tazón de agua fresca, o un ventilador eléctrico que sopla suavemente sobre ellos. No deje a su mascota sola en casa en climas extremos de ningún tipo. En el mejor de los casos, pueden estar asustados por el clima tormentoso, en el peor de los casos pueden sobrecalentarse o enfriarse, lo que puede conducir a la enfermedad. Si bien es cierto que los animales de exterior o de interior (los que pasan tiempo tanto al aire libre como en casa) están sujetos a más riesgos que sus primos estrictamente de interior, es vital recordar que tener cuatro paredes alrededor de su mascota no promete que no encontrarán peligro. Vigile a sus pequeños y recuerde que una buena regla general es: si usted no permite que su bebé viva en el ambiente que su casa crea, es hora de que sea a prueba de bebés. Guarde bajo llave los artículos de limpieza, elimine todo el acceso a la comida humana sin supervisión (incluso para los ladrones de basura creativos), y no le dé la oportunidad de jugar con juguetes que no son para ellos. Ser padre, ya sea de un hijo humano o de un amigo peludo, es un trabajo de tiempo completo, plagado de preocupaciones y de alegría. Cada padre de mascota necesita hacer su parte para asegurar el tiempo más largo y feliz que un bebé peludo y su padre puedan pasar juntos.

Deja un comentario