¿Fumar afecta a su perro?

Los gobiernos y numerosas agencias de salud han pasado las últimas dos décadas creando conciencia sobre los peligros del tabaquismo. Los ciudadanos de todo el mundo han aprendido acerca de los peligros que el fumar representa para su propia salud y la salud de quienes los rodean. Se ha demostrado que el humo de segunda mano tiene un impacto negativo en la salud y el bienestar de las personas que viven con fumadores. En todas estas campañas de sensibilización se ha pasado por alto la salud y el bienestar de las mascotas. ¿Su tabaquismo supone un riesgo para la salud de su perro? De acuerdo con los datos disponibles de la ASPCA, hay 71 millones de dueños de mascotas en los Estados Unidos, y aproximadamente una quinta parte de esas personas son fumadores. La exposición al humo de segunda mano mata a un estimado de 50,000 estadounidenses cada año. Además, hay hasta cuatro millones de niños que viven en hogares donde están expuestos al humo de segunda mano y en muchos de estos hogares también hay perros. Numerosos estudios han encontrado que los perros, así como los gatos, enfrentan riesgos de salud similares a los de los humanos expuestos al humo de segunda mano. Estos riesgos incluyen disminución de la capacidad pulmonar, problemas con los senos paranasales y cáncer. Se ha descubierto que la exposición al humo de segunda mano causa una serie de problemas de salud en los perros que viven con fumadores. Las enfermedades cardiovasculares, el asma, las infecciones pulmonares crónicas, los problemas oculares y las enfermedades respiratorias son algunas de las enfermedades que sufren los perros como resultado del humo de segunda mano. También es posible que los perros desarrollen cáncer de pulmón o cáncer de seno nasal. Un estudio del Estado de Colorado encontró que los perros que viven con fumadores tenían una incidencia más alta de tumores de la cavidad nasal que los perros que viven en una casa sin fumadores. Las razas de perros con narices más largas, como la de Collies, se enfrentan a una probabilidad significativamente mayor de contraer tumores de los senos nasales y cáncer en comparación con las razas con narices cortas a medianas. Los expertos creen que esta mayor tasa de ocurrencia está relacionada con los pasajes nasales más largos en ciertas razas. Los perros con la nariz más larga tienen una mayor superficie en la cavidad sinusal para que las toxinas y los carcinógenos se depositen antes de llegar a los pulmones. Además, todas las razas de perros corren el riesgo de padecer cáncer de pulmón como resultado de que esos agentes cancerígenos lleguen a los pulmones. Los cigarrillos, los cigarros y el tabaco de pipa liberan más de 4,000 sustancias químicas en el humo de segunda mano. Estos químicos incluyen toxinas peligrosas como monóxido de carbono, formaldehído, arsénico, benceno, cromo, níquel y cloruro de vinilo. Cada una de estas toxinas representa una seria amenaza para la salud de su perro, aumentando su riesgo de enfermedad crónica y muerte.

Deja un comentario