El ABC del cuidado dental de los perros

Todo el mundo ha oído la frase «aliento de perro», pero la mayoría de los propietarios no se dan cuenta de que el mal aliento puede ser un signo de problemas periodontales más graves, como la placa, la enfermedad de las encías y la pérdida de dientes. La idea del cuidado dental regular es nueva para muchos dueños de mascotas, pero mantener limpios los dientes de su perro no sólo mejora su calidad de vida, sino también su longevidad. Piénsalo de esta manera: No pasarías años sin limpiarte los dientes, y tampoco debería hacerlo tu perro. Los veterinarios informan que los problemas dentales son el problema de salud más comúnmente diagnosticado en perros mayores de tres años. Ignorar la acumulación de sarro y placa o un diente descolorido puede llevar a problemas de salud graves, incluyendo enfermedad de las encías e infecciones que ponen en peligro la vida. Para asegurarse de que la boca de su perro se mantiene en buen estado de salud, compruebe regularmente si hay signos de enfermedad bucal. Estos pueden incluir mal aliento, encías rojas o inflamadas, y una acumulación de sarro alrededor de los dientes. Esté atento si su cachorro está masticando de un lado de la boca o no está comiendo en absoluto, ya que son señales de alarma de que algo anda muy mal. Otros signos de una infección oral incluyen que su perro mastique compulsivamente, que le toque la nariz y la boca o que se lama la nariz. Si nota dientes fracturados o descoloridos o protuberancias en las encías de su perro, debe consultar a su veterinario inmediatamente. Con todos estos síntomas aterradores, usted estará contento de saber que puede ayudar a su perro a vivir una vida mejor y más larga con una rutina de limpieza de boca relativamente sencilla. Lo ideal es que le limpie los dientes a su perro todos los días, pero prestarle atención al menos tres veces a la semana ayudará a frenar cualquier problema. Use un cepillo de dientes suave en un ángulo de 45 grados, cepillándolo con un suave movimiento hacia arriba y hacia abajo. Puede añadir pasta de dientes canina a la mezcla, pero nunca utilice pasta de dientes humana en su perro, ya que debe ser capaz de tragar cualquier producto. Además, asegúrese de llevar a su acompañante al veterinario para un examen dental oficial al menos una vez al año. Para los propietarios que no comenzaron el cuidado dental con su cachorro o compraron un perro adulto, la limpieza dental puede ser un proceso desalentador. Sin embargo, con un poco de tiempo y paciencia, su perro debería tener la oportunidad de hacerse una limpieza dental. Comience cepillando la parte exterior de la mejilla de su mascota con el dedo y levantando el labio, moviéndose gradualmente dentro de la boca de su mascota y agregando pasta de dientes canina a la mezcla. Asegúrese de prodigar a su perro con elogios para reforzar que el cepillado de los dientes es una experiencia positiva. Si su perro resulta especialmente difícil cuando se trata de la higiene bucal, no tema: Hay una serie de juguetes para masticar diseñados para combatir el sarro y limpiar las encías. La dieta de su perro también juega un papel importante en su higiene bucal, así que tenga en cuenta que las croquetas y galletas secas ayudan a eliminar la placa, mientras que los alimentos enlatados contribuyen a los problemas dentales.

Deja un comentario