Cómo introducir un gato a un nuevo hogar

Los gatos son animales territoriales que pueden encontrar en la mudanza una experiencia muy estresante más que sus dueños. Para ayudar, hay algunas medidas que los dueños de gatos pueden tomar para reducir el estrés y asegurar una transición sin problemas entre los hogares, así como para promover asociaciones positivas con un nuevo entorno. Antes incluso de introducir a su felino en su nuevo entorno, asegúrese de que la nueva casa sea a prueba de gatos. Asegure los cables eléctricos, tape los rincones y las grietas donde el gato pueda atascarse, asegúrese de que todas las ventanas tengan pantallas de seguridad y retire las plantas venenosas o las trampas venenosas de control de plagas que se hayan dejado inadvertidamente en cualquier lugar de la casa. Una vez que el entorno sea seguro, puede empezar a centrarse en la introducción de su gato. Al llegar a casa, prepare una pequeña habitación que sirva como territorio inicial del gato. Cualquier habitación pequeña funciona bien, como un baño, un dormitorio pequeño o un gran vestidor. Dondequiera que elija, asegúrese de que permanezca relativamente tranquilo. Mantenga al gato en su jaula mientras prepara la habitación, permitiéndole adaptarse a los sonidos y olores del nuevo entorno. Asegúrese de poner todo lo que el gato necesita dentro de esta habitación, incluyendo la caja de arena, comida, agua, juguetes, poste para rascarse, cama y otras necesidades. Coloque algunas golosinas para gatos alrededor de la habitación para animar a su gato a explorar una vez que el shock inicial comience a desaparecer. Se aconseja que mantenga a su gato en esta habitación inicial durante los primeros días de estar en la nueva casa, permitiéndole acostumbrarse gradualmente a las vistas, sonidos y olores de su nuevo hogar sin sentirse abrumado. Una vez que este período de ajuste se haya completado, podrá dejar que el gato decida si quiere explorar o permanecer dentro del portador. La paciencia es una de las últimas herramientas necesarias para introducir a los gatos en nuevos entornos. Pase tiempo con su gato en su habitación, al principio haciendo actividades discretas como leer o ver la televisión. Cuando empiecen a explorar y dejar la seguridad de su portador, ofrézcale a su gato atención, golosinas y tiempo de juego. Déle tiempo al gato para que se adapte a su nuevo territorio. Se aconseja que vuelva a la habitación para visitarla con frecuencia, pero deje que el gato marque el ritmo de las visitas. No fuerce su atención en el gato ya que ellos lo buscarán cuando sientan su necesidad de consuelo y tranquilidad. Cuando termine la ráfaga de desempacar, gradualmente déle a su gato acceso al resto de la casa, una habitación a la vez. Una vez que el gato haya establecido una sensación de relajación dentro de la habitación, abra la puerta y déjelo explorar el resto de la casa a su propio ritmo, como antes. Los gatos suelen empezar a investigar por la noche, realizando breves exploraciones intercaladas con retiros rápidos a su refugio seguro. Es raro que un gato explore un nuevo territorio sin dudarlo. Su gato puede adaptarse fácilmente a un nuevo entorno, pero sólo a su propio ritmo. Algunos gatos pueden tardar horas o días, otros semanas o meses. El tiempo necesario para establecer un nuevo territorio dependerá del temperamento del gato, de sus experiencias pasadas y de otras mascotas ya presentes en el nuevo hogar. Sea paciente y apoye con su período de adaptación y su gato estará deambulando por la nueva casa en un abrir y cerrar de ojos.

Deja un comentario