Cómo establecer un vínculo con tu nuevo gatito

Un nuevo gatito trae consigo la esperanza de que se convierta en un miembro feliz y cariñoso de tu familia. Es vital establecer un vínculo con tu nuevo gatito para establecer una relación y entender la personalidad de tu mascota, sus gustos, disgustos y el lugar que ocupa en tu casa. Existen varios métodos que puedes utilizar para unirte a tu nuevo gatito y crear una relación de amor que se adapte a su monada. Las actividades y métodos de vinculación llevan tiempo y pueden incluir:

  • Simplemente decidir el nombre de tu gatito es un importante acto de unión. Nombrar a tu mascota te permite conectarte mejor con un animal y la relación establecida tiene una base fundamental con la que el gatito puede reconocer lo que está siendo dirigido hacia él.
  • Estableciendo rutinas con tu gatito, ya que a los gatos les encantan las rutinas. El tiempo pasado juntos y las experiencias compartidas crearán un vínculo afectivo y formarán una relación fuerte. Estas rutinas pueden ser tan simples como invitar a tu gatito al baño contigo por la mañana o llamar a tu gato para que se dé un capricho y un abrazo al final de la jornada laboral, y ser oportuno con la comida y al principio alimentar a los gatitos a mano.
  • Pasa todo el tiempo que puedas jugando con tu gatito, intentando enseñarles y animarles a saltar alto, saltar, saltar, correr, escabullirse y explorar, tal y como su madre les habría enseñado.
  • Manejar a los gatitos a diario es un acto de unión vital que permite que el gatito se relacione con tu olor humano. Las primeras siete semanas del desarrollo de un gatito deben incluir el manejo humano para desarrollar una relación respetuosa entre la mascota y su dueño. Tanto si se trata de caricias en el cuello como de rascarse las orejas, acércate respetuosamente a tu gatito.
  • Responder a los maullidos de tu gatito. Simplemente escuchando y escuchando a tu gatito, y respondiendo a su vez cuando buscan la comunicación, permite que tanto el dueño como el gatito se vinculen.
  • Asear a tu gatito. A los gatitos jóvenes les encanta la atención que implica el aseo, imitando la sensación de la lengua materna y el roce de su cuerpo contra el de ellos. Un propietario puede simular estas sensaciones acariciándolas, cepillándolas o usando un paño con agua tibia para establecer un patrón de comodidad.
  • Ponte al nivel de tu gatito. Cuanto más bajo seas, menos amenazante serás para un gato, permitiéndole acercarse y saludarte sin miedo. Acurrucarse con tu gatito establecerá una relación y una cercanía. Una siesta compartida, además de encontrar otros momentos para acurrucarse cómodamente, como simplemente sostener a tu gatito mientras ves la tele, también te permitirá crear un vínculo.

Cada gatito es único, por lo que el hecho de compartir tiempo y experiencias con tu nuevo gatito supone un gran vínculo.

Deja un comentario