Cómo ayudar a su perro demasiado sumiso

La clave de una buena relación propietario-perro reside en la jerarquía del grupo familiar. Los perros son animales de carga y dependen de la guía de un perro alfa para guiar al grupo. En ausencia de un personaje dominante, su perro puede asumir este manto y volverse agresivo. En el otro extremo del espectro, los perros que se vuelven demasiado sumisos pueden caer en la línea y escuchar, pero lo hacen a costa de la salud emocional. ¿Su perro es demasiado sumiso? ¿Cuáles son las señales de advertencia que puede buscar y, lo que es más importante, cómo puede ayudar a su perro sumiso a recuperar la confianza en sí mismo? Los siguientes consejos le ayudarán a restaurar el equilibrio en la vida de su perro sumiso y a crear una mejor estabilidad emocional. Causas del comportamiento sumiso Existen numerosos factores que pueden hacer que su perro se vuelva demasiado sumiso. Puede ser un desencadenante situacional que conduce a la sumisión, o puede ser un elemento o un individuo. El miedo a los extraños es un problema común en los perros sumisos. Esto es más común, pero no exclusivo de las razas de perros pequeños. Estas razas son naturalmente tímidas en comparación con otras razas, y esa timidez puede convertirse en sumisión con poco esfuerzo. Las interacciones con animales o individuos demasiado agresivos también pueden crear un estado extremo de sumisión en su perro. Los eventos que desencadenan este tipo de sumisión incluyen el comportamiento agresivo (gruñidos, mostrar los dientes, etc.) de otros perros o los tonos verbales agresivos de los humanos. El abuso físico y verbal por parte de los humanos también puede desencadenar la sumisión en los perros. La edad es otro factor en el comportamiento sumiso. Con la edad del perro, no son capaces de reaccionar tan rápidamente ante las situaciones. Esto puede llevar a un comportamiento reflejo de sumisión en un intento de mostrar una actitud no agresiva. Signos de un perro demasiado sumiso Hay una serie de signos comunes que muestran que un perro se ha vuelto demasiado sumiso. Muchos de estos signos se notan en los perros que son sumisos, sin importar la causa raíz. Ya sea que un perro tema una cierta situación o tenga miedo de las personas debido al abuso físico en su pasado, las señales de advertencia son las mismas. Las señales de advertencia comunes de un perro demasiado sumiso incluyen, pero no se limitan a, lo siguiente:

  • Escondiéndome: Un perro demasiado sumiso puede elegir esconderse cuando se enfrenta a una situación aterradora. Ejemplos de esto incluyen esconderse detrás de usted cuando conoce a un perro nuevo, o esconderse bajo los muebles de la casa cuando entran extraños.
  • Mojar: Una reacción común en muchos perros sumisos es la pérdida del control de la vejiga. El miedo provocado por una determinada situación puede llevar al perro a perder el control de su vejiga de forma espontánea. Además, cuando una situación crea miedo en un perro, éste puede orinar en algún lugar que crea que puede ocultar la acción. Esta acción en sí misma es un intento de ocultar el comportamiento por temor a represalias por orinar en la casa.
  • Lenguaje corporal: Otra clave fácilmente reconocible es el lenguaje corporal. Los perros que se vuelven demasiado sumisos bajarán la cabeza, pondrán la cola entre las patas y/o se acostarán y tratarán de enterrar la cabeza lo más bajo posible.

Previniendo y lidiando con el comportamiento sumiso El tipo de comportamiento sumiso que exhiba su perro, y los desencadenantes específicos que resultan en esa sumisión, determinarán el curso de acción que usted debe tomar para ayudarlos a sobrellevar la situación. Por ejemplo, un perro con miedo a ciertos lugares o situaciones necesita un enfoque basado en la recompensa para sobrellevar la situación. Poco a poco permita que su perro se adapte a un lugar nuevo o temeroso jugando con él en ese espacio, ofreciendo recompensas por su buen comportamiento y una actitud juguetona. Crea un espacio personal en tu casa para ofrecer a tu perro un lugar al que pueda llamar suyo. Este espacio personal puede servir como mecanismo de afrontamiento a medida que su perro se adapta a sus miedos. Mientras que es libre de aventurarse y probar las aguas alrededor de nuevos individuos u otros animales, sabrá que tiene su propio lugar en la casa para retirarse a la relajación o la tranquilidad. Lo más importante es que siempre trabaje para socializar a su perro con otros animales y personas desde una edad temprana. Cuanto más tiempo pase su perro con otros, más probable es que no desarrolle miedos en primer lugar. La prevención del miedo y la sumisión en los perros depende de la confianza. Tómese un tiempo cada día para ayudar a su perro a adaptarse a un nuevo entorno, a vencer los temores y a jugar con los demás. Esto creará confianza entre usted y su mascota, y le dará la confianza para enfrentar situaciones y lugares que alguna vez crearon una sensación de miedo.

Deja un comentario