14 cosas que hacer para preparar a su perro para el otoño

Aún no hemos llegado a ese punto, pero el otoño se acerca. Si bien es una época hermosa del año y una que tanto usted como su perro pueden disfrutar, hay un nuevo conjunto de desafíos y peligros de los que usted debe ser consciente y de los que debe proteger a su perro. 1. Abríguese bien Una vez que el otoño haya llegado bien y de verdad, notará que los días (y las noches) se vuelven mucho más frescos, así que mientras comienza a ponerse las capas adicionales, lo mismo debe hacerse con su perro. Si aún no tiene uno, debería considerar comprar un abrigo para perro, especialmente si tiene una raza de pelo liso o de un solo pelo. Asegúrese de que sea resistente al agua, forrado y ajustable. 2. Serpientes El otoño es cuando las serpientes se preparan para hibernar y también son más propensas a morder en esta época del año. Infórmese sobre las serpientes que se deslizan por su área, en particular las variedades venenosas, para que pueda mantenerse alejado de sus lugares habituales. 3. Bolas de naftalina ¿Sabías que las bolas de naftalina son tóxicas para los perros si se comen? Tenga mucho cuidado al sacar sus lanas de invierno después de haberlas guardado en su armario durante mucho tiempo. 4. Refrigerante del motor El otoño es la época del año en la que la gente tiene más probabilidades de cambiar el refrigerante de su motor. Observe si la variedad que utiliza es a base de etilenglicol, ya que es tóxico para los perros. Si puede, cambie de marca a una que sea a base de propilenglicol porque si se ingiere accidentalmente es menos tóxica. En cualquier caso, asegúrese de que cualquier derrame se limpie inmediatamente. 5. Champiñones Los hongos son deliciosos para comer y son el complemento perfecto para cualquier comida de otoño. Sin embargo, aunque el 99% de los hongos son perfectamente inofensivos, todavía hay un 1% que son increíblemente tóxicos, así que asegúrate de mantener a tu perro alejado de todos los hongos para estar seguro. Si su perro come un hongo, póngase en contacto con su veterinario inmediatamente. 6. Caminando en la oscuridad Los días son más cortos y el otoño nocturno llega mucho antes, por lo que probablemente se encontrará paseando a su perro al atardecer o en la oscuridad de la tarde. Si este es el caso, asegúrese de que su perro lleve la identificación adecuada, incluyendo las etiquetas con su información de contacto y que estén microchippeadas. Para mayor seguridad, debería considerar comprar collares reflectantes o ropa de alta visibilidad para usted y su perro (¡sólo la ropa de alta visibilidad para usted!). 7. Rodenticidas El otoño también es el momento en que muchas personas deciden usar rodenticidas para disuadir a los roedores de entrar a sus casas. Si usted es dueño de una mascota, debe estar muy atento porque son increíblemente tóxicos para los perros – así que si está decidido a usar rodenticida, tenga cuidado de no ponerlo en lugares donde su perro pueda alcanzarlo – o busque alternativas más seguras. 8. Vida al aire libre Si su perro pasa mucho tiempo al aire libre, si no todo su tiempo al aire libre, tendrá que prepararlo para hacer frente a las inminentes temperaturas frías. Asegúrese de que tengan un refugio cálido y seco para protegerse de los elementos. Asegúrese de incluir mantas y ropa de cama adicionales. Considere incluir virutas de cedro en la mezcla porque proporcionan un gran aislamiento. Es una creencia común que durante los meses más fríos los perros al aire libre deben recibir más comida para mantenerlos calientes, sin embargo, este no es el caso a menudo. Si su perro es particularmente activo, entonces podría considerar darle un poco más a la hora de comer, pero no más de un 10% de aumento. Esto tampoco significa que te puedas volver loco con los bocadillos! 9. Aseo personal El otoño puede ser una época del año bastante húmeda y fangosa, así que asegúrese de estar preparado para el lavado y aseo extra que se le puede pedir que haga. Tenga toallas adicionales en su coche para absorber el exceso de agua e incluso podría invertir en un champú sin agua, para que pueda mantener a su perro limpio y chirriante sin la molestia de un baño. 10. Comidas abundantes Aunque nos encanta el otoño porque podemos disfrutar de algunos de nuestros alimentos reconfortantes favoritos, tenga en cuenta que muchas de las cosas que nos gusta comer pueden ser tóxicas para los perros y enfermarlos. El chocolate es particularmente peligroso, así que asegúrese de que no haya ninguno a su alcance. Por muy tentador que sea, no se acostumbre a esconder las sobras de su perro de su plato, porque aunque no son tóxicas, no son buenas para la salud de su perro y pueden causar trastornos intestinales y diarrea. Si quieres darle a tu perro un regalo de temporada, la calabaza es una buena opción a tener en cuenta. 11. Pulgas y garrapatas Puede que se esté enfriando, pero eso no significa que las pulgas y garrapatas ya no sean un problema. Asegúrese de mantenerse al tanto de sus tratamientos habituales contra pulgas y garrapatas. 12. Conkers Los conkers son un verdadero símbolo de que el otoño ha llegado. Son muy peligrosos para su perro y son altamente tóxicos si se mastican o se comen y pueden causar serios bloqueos internos. Lo mismo se aplica a los bulbos de narciso o tulipán, ¡así que los jardineros deben tener cuidado! 13. Alergias Al igual que los humanos, el cambio de estación puede provocar alergias en los perros. Si su perro desarrolla un sarpullido cutáneo, comienza a estornudar o tiene una secreción clara proveniente de la nariz, es probable que esté sintiendo los efectos de una alergia. Lleve a su perro al veterinario para que le recete medicamentos como los antihistamínicos. 14. Decoraciones Son brillantes, divertidos y festivos, pero en las patas equivocadas pueden ser bastante peligrosos. Tenga cuidado de no dejar ningún objeto decorativo que su perro pueda masticar – de lo contrario habrá una visita al veterinario.

Deja un comentario